21.1.10 - 21.2.26


Bueno.. un mes después, aparezco por aquí.

Yo quería compartir mis avances semanales pero... como apenas he avanzado no me parecía correcto compartir mi inactividad por aquí.

Sigo con mis arrancadas y parones con el coreano, mis desgastes mentales y emocionales.. pero bueno, al vida sigue.

Antes de contaros algunas cosas sobre mi, quiero dejar por escrito que he hecho este mes y medio.

Logros (si se les puede llamar así):

- He vuelto a tener una clase online de conversación por Italki que me animó bastante. :)

- He tenido algunas (dos?) sesiones de estudio y conversación con la encantadora Nadhia [@koreanyol]

- He seguido con el diario y con "El Principito", aunque algunos (muchos) días no he leído ni escrito nada.

- Terminé el primer tema de "Vitamin Korean 3" (me ha llevado un mes...), pero no me he aprendido el vocabulario porque no  lo veo practico para mi (era todo vocabulario relacionado con la universidad y yo terminé la carrera hace más de 10 años O_O).

- He estado revisando algo (muy poco) de vocabulario, sobre todo repasando verbos que considero que me pueden ser útiles en el día a día y conversaciones casuales).

- Y no me he perdido los videos de "1일1우". Esto si lo he cumplido. Jajaja.

Y ya... todo esto en un mes.. soy un caracolito lento.


Ahora voy a escribir un poco sobre mi caótica vida, así que si no te interesa, puedes dejar de leer aquí.


Hace poco más de un año estaba muy ilusionada con crear mi proyecto personal y empezar a trabajar como guía autónoma, pero con la llegada de la pandemia mis inseguridades se multiplicaron por 100 o más. Así que la montañita de arena que estaba construyendo con tanto cariño se la llevó una ola inesperada.

Desde entonces no levanto cabeza. Mi proyecto está prácticamente "paralizado", el síndrome de la "impostora" se ha subido a mi hombro y me cuchichea cada poco que no valgo, y la procrastinación es la única rutina que he conseguido mantener. Y claro a las inseguridades personales y laborales se ha sumado el pensamiento de que "no sirvo para aprender coreano". ¡Ea! Unos pensamientos maravillosos los que me acompañan.

A esto tengo que sumar dos ladrones de tiempo que en el fondo no son tan ladrones y que me encantan: me he apuntado a un par de cursos online de universidades para sentirme menos impostora y seguir formándome (oye, como si un curso de 60horas marcara una gran diferencia) y ahora cuido a mi prima pequeña todas las tardes (lo que me encanta y al mismo tiempo me frustra porque siento que pierdo toda la tarde y mis horas mas productivas).

Así que esto todo me sirve de "excusa" para atrasar mi proyecto y para aparcar el coreano... Una excusa que ya no me sirve para dormir tranquila por las noches. Sí, soy de esas personas que se levantan sobresaltadas de  madrugada pensando en todo lo que pudo pero no fue y en todo lo que podría ser pero no es por el mierda bloqueo que sufro.

Y así estoy, en mi montaña rusa particular, subiendo y bajando continuamente. Y por desgracia las bajadas son más rápidas y profundas que las subidas.

Ahora que ha vuelto el sol y mi municipio está un poco menos confinado, espero que el sol recargue mi batería, mi estado anímico mejore y el entusiasmo por mi proyecto y el coreano vuelvan.

Espero que tú que me lees estés pasando por un mejor momento (año) que yo.


Comentarios