21.1.27 - 21.3.31

Un mes después, vengo a reportar mis venturas y desventuras con el coreano.

En realidad, tenía pensado publicar esta entrada mucho antes, pero perdí la noción del paso del tiempo una vez más. Menos mal que voy registrando todo en una agenda, sino no sabría que escribir ahora mismo - ¡viva mi memoria de pez! 

Logros (si se les puede llamar así):

- He tenido dos clases online de conversación por Italki. La primera fue un poco caótica porque no estaba animada. De hecho, antes siquiera de que empezase la clase, ya tenía ganas de que se acabase. La segunda, que fue este lunes, fue genial. La conversación fue fluida casi todo el tiempo, y al final hicimos un ejercicio de describir una imagen (tal y como yo había sugerido al profe). Últimamente me siento comprendida y animada por él, y eso me da más confianza y hace que no esté tan tensionada durante la clase.

- Me he grabado hablando coreano durante más de cinco minutos. En realidad es un "podcast" privado que tengo con @Aprenspan y nos vamos contando cosas del día a día. Obviamente tenía un guión previo y había buscado algunas palabras y expresiones en el diccionario, pero creo que no ha salido tan mal. He recibido la respuesta, pero tengo que volver a escucharlo con mucha calma y ralentí.

- He seguido escribiendo el diario. Al seguir un "challenge" de instagram, las entradas fueron un poco más originales.

- He leído algunas páginas de "El Principito", pero no de forma diaria.

- Tengo abandonado Vitamin Korean 3. Espero retomarlo, pero lo más seguro es que lo haga sin seguir su orden.

- He seguido fiel a los pequeños vídeos de "1일1우".

- Cada semana ayudo a un amigo, traduciendo al español el sermón de su Iglesia (no sé los cristianos la llaman así). Yo no soy cristiana, pero esto me sirve como ejercicio, me ayuda a aprender vocabulario y a ver como usan la gramática. De niña fui católica practicante y todo lo que aprendí y leí entonces, me está ayudando en la traducción e interpretación de lo que dice su pastor. Yo no estoy de acuerdo con todos los mensajes y matices, así que esto me lleva a tener debates interesantes con mi amigo. 

- Me he centrado en el vocabulario y en crear mis propias oraciones. Quería revisar algunos verbos básicos y para ello usé los dos volúmenes de "The Korean Verbs Guide" (será la próxima reseña que haga). Y creo que esto fue la clave y lo que me hizo tener más soltura en la última clase de conversación.

Como ves, al final he roto el plan que tenía para este primer trimestre. Pero no me importa porque he priorizado otros aspectos de mi vida. Eso sí, esta Semana Santa voy a trazarme una nueva rutina de coreano, más ligera pero más eficiente para alcanzar mi objetivo principal: sentirme cómoda hablando sobre cosas básicas y mi día a día en coreano.

Comentarios